jeudi 16 mai 2013

"Es medianoche, Doctor Schweitzer..."



   Durante su última primavera, en 1959, Boris Vian soñaba renovar junto al dibujante Siné, el arte de las imágenes de Epinal.  Se lo veía, -a Siné, evidentemente- como al ilustrador y a Boris como al encargado de la moraleja de la historia. La edificante vida del Doctor Schweitzer, que Gilbert Cesbron, con su obra “Es medianoche, Dr. Schweitzer” había hecho entrar entre la gilada y los peluqueros gracias a las revistas semanales de actualidades, debía constituir la primera plancha de la serie.    
   
   El Dr. Schweitzer, pastor protestante, había instalado en Lambarené, Gabón, un hospital hecho con lo que encontró a mano, donde curaba negros “manu militari”. Se gratificaba de eso tocando Bach en el órgano. Largo tiempo ignorado (cómo se hubiera podido creer que era su deseo), el pastor Schweitzer, descubierto por jóvenes muchachas millonarias curiosas, deseosas de  efectuar un cursillo de capacitación de varios meses de duración a la cabecera de la humanidad sufriente, devino luego de la guerra el héroe de una prensa comúnmente dedicada al culto de las familias reales, de los campeones de ciclismo y de la nalga femenina legalmente comercializable.  Fue un hallazgo, ya que indudablemente, el personaje reunía en una misma persona tres potentes factores de interés periodístico: la cirugía (la sangre! la sangre!), el exotismo, condimentado de erotismo (negros  en pelotas) y la mística cristiana enfrentada a los chimpancés. Condicionada, la opinión pública francesa lo habría beatificado con gusto (si no hubiese sido protestante) . Numerosos viajeros de retorno de Lambarené lo tenían por un sombrío zopenco y una nulidad en el plano de la medicina. Sus trabajos de musicografía (porque se creía musicógrafo) son mediocres. A la vejez (murió a los noventa años, en 1965), el anacoreta –que al comienzo quizás lo haya sido- mutó en un hábil farsante que se hacía fotografiar con todos sus disfraces en su dominio de Lambarené. Por una inquietante aberración ese representante tipo del colonialismo “rugoso pero paternal” recibió en 1952 el Premio Nobel de la Paz.

El poema de Boris Vian fue revelado por el inestimable Dossier 12 del Colegio de Patafísica de junio de 1960.

                                                                                                    Noel Arnaud

Que sea medianoche, que sea mediodía

Usted me hincha las pelotas, Doctor Schweitzer.



Si usted entra en la leyenda

Póngase suelas de caucho

Sus zapatones de viejo tramposo

Hacen ruido en el pedregullo.



En la vanguardia de los canallas

Se cubren con su imagen.

Doctor Schweitzer, para qué quiere usted

Volver a encolar a esos negros

A los que mañana volverán a descolar?



Quédese en sus templos de pacotilla

Toque el órgano con sus pies

Estudie Bach si se le canta

Pero sepa que hace cien años

A lo largo, a lo ancho y de través,

Que  sea medianoche, que sea mediodía

Usted me hincha las pelotas, Doctor Schweiter

Era importante que eso fuera dicho...


 

 Boris Vian                                                                          traducción: elprof

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
 










mardi 25 septembre 2012

Román Cedrón: contrabajista, luthier

Lo conozco desde 1964, trabajamos juntos desde comienzos de los 80 (siglo pasado...) Construyó su propio contrabajo. Luego , un cuarteto de cuerdas (dos violines, viola y cello). Desde hace varios años construye instrumentos barrocos. 

Algunos de sus trabajos:





Su contrabajo ,visto de atrás y luego de frente



  Violone en sol, modelo Román Cedrón
Factura: 2008

 Dessus de viole soprano, modelo Louis Guersan
Factura:2010
Violone en sol, modelo Ernst Busch (1630)
Factura: 2012



Como en un taller de luthería reina un cierto espíritu, producto de los sonidos , las maderas, una cierta estética natural de los objetos, herramientas, los colores, barnices, olores, todo presupone la música. Pocos lugares son más adecuados para el trabajo instrumental de los músicos, individual o de grupo. Exibo en algunas fotos una pálida muestra del ámbito, a través de los instrumentos de mi buen amigo Román. Desde luego, no soy fotógrafo pero tendrán que perdonarme, como dijo alguien muy querido y relativo a otros asuntos más espesos: "no pude ser mejor"




Don Alejo Carpentier, 1956

Texto de una de las innumerables crónicas que escribió -y publicó- para medios de diversos países de América Hispana el maestro Don Alejo Carpentier.

LITERATURA CANTADA
   

 Usted enciende la radio e inmediatamente es asaltado por una estruendosa guaracha cuyas palabras parecen obedecer a un inmutable proceso de fabricación. Quizás la guaracha que se difunde hoy  lo es por primera vez; quizás el auditor tiene el envidiable privilegio de escucharla en "primera audición mundial". Pero las palabras dicen siempre lo mismo, y como un hecho expreso "gozar" rima con "bailar", "pasión" con "ilusión" y con "corazón". ¿Es esto una exigencia del género guaracha o de la canción popular? Para nada. La guaracha antillesa remonta a épocas pasadas. Los diarios cubanos, anteriores a 1800 mencionan guarachas célebres. En 1882, una imprenta de la Plaza del Vapor, en La Habana,lanzaba al mercado -literalmente hablando ya que la obra era vendida junto a canastas de ananás, los terrones de azúcar y los tarros de miel- una antología de guarachas cantadas a lo largo del siglo XIX, cuyas palabras eran maravillas del espíritu criollo, de malicia penetrante, de trazos morales en tono menor ( de deliciosa inmoralidad). Evocaban a las mulatas de vida ligera con sus ornamentos y sus brazaletes, sus jovencitos ridiculamente elegantes y pretenciosos de la época colonial, los tipos pintorescos de la ciudad, descritos en cuartetas escritas para ser cantadas al ritmo de la clave y las maracas...¿Por qué razón las guarachas actuales son tan estúpidas, por qué sus rimas son tan monótonas y sus palabras tan vulgares..?El mal parece generalizarse en el dominio de la música popular:centenas de boleros, de canciones, de melodías danzantes arrastran con ella el paso desesperante de la banalidad, siempre calcadas unas de otras, con las mismas expresiones, las mismas imágenes fáciles, la misma poesía de tarjeta de año nuevo.

   Se dirá que la música bailable de carácter popular no se asocia a la buena literatura. Eso es falso, ya que hay magníficos poetas actualmente, que han escrito y escriben, textos de canciones con un extraordinario resultado. Las canciones de Jacques Prévert, por ejemplo, concebidas para ser musicalizadas por compositores populares, obtuvieron un suceso mundial. La talentosa Juliette Greco interpreta actualmente en un cabaret de París -"La Villa d'Este"- una serie de canciones con palabras de Raymond Queneau, Robert Desnos et del mismo Prévert. Bertolt Brecht, en Alemania, ha escrito admirables canciones populares. Germaine Montero incluye en su repertorio frívolo una canción  de Jean-Paul Sartre. Pueden creerme si afirmo que esas composiciones cantadas sobre una músicas de blue, de fox, de tango, de jazz no tienen nada de "intelectuales"..! No inspiran angustias metafísicas ni profundas meditaciones a los que escuchan al borde de las pistas de baile, una copa en la mano. Sin embargo esas canciones "dicen algo"; son espirituales, poéticas, humorísticas, amorosas, cínicas  según el caso, sin usar las eternas rimas de "gozar" y "bailar", "pasión" e "ilusión"...

El tango clásico a lo Gardel, con todo lo que su expresión le debe al cabaret, con su galería de ladrones, asesinos por amor, esas mujeres que "darían cualquier cosa por un vestido de percal", tenía una atmósfera, un aroma que no tienen más las guarachas que nos agreden todas las horas del día, desde los parlantes de la radio. Y tenemos la prueba  que el género atraviesa una crisis en el hecho que un Pérez Prado ha querido resolverla por el absurdo, utilizando el "non sense" de la extravagancia verbal, con una audacia que le confiere, al menos, el mérito del humor.


                                                                                 Alejo Carpentier, 1956
                                                                                 El Nacional, Caracas
                                                                                 Gallimard, 1993

Traduc.: elprofe  











mercredi 16 mai 2012

11/04/2012 Nació Giulian, de la belle Malika et le beau garçon Federico

Si, tiene razón! Se frota las manitos pensando que la vida es o puede ser una fiesta...

Perdón por el protagonismo!

samedi 1 octobre 2011

ALEJANDRO DOLINA

Un texto de Dolina, con respeto y admiración


Gomez Re, el transformador del tango
de "Crónicas del Angel Gris", por Alejandro Dolina. Ilustración de Carlos Nine.


    El arte nuevo --decía Ortega-- es impopular por esencia. Y no es que las muchedumbres no gusten de él. Sucede en verdad que no lo entienden.
    Al parecer, los géneros de vanguardia van dirigidos a una minoría especialmente educada. Por eso despiertan irritación en la masa.
    Cuando a uno no le gusta una obra, pero la ha comprendido, se siente superior a ella y no hay motivo de encono. Pero cuando el disgusto que la obra provoca nace de no haberla entendido, queda uno como humillado, con una sensación de inferioridad que necesita compensarse con muestras de indignación.
    Hasta aquí Ortega y Gasset. Ya sin su ardua ayuda, podemos sospechar que muchos artistas aspirantes, habiendo comprendido los argumentos sobredichos, buscan la incomprensión como si se tratara de un valor estético. En ciertas circunstancias no es mala idea: muchas veces la desorientación de los pajarones es señal de que se está recorriendo el camino correcto.
    Sin embargo, buscando alejarse del entendimiento general, hay quienes se extravían en los distritos del mamarracho.
    No es muy audaz colocar el tango en el molde de estos criterios. Los tangos nuevos también son impopulares. El público y la crítica han dividido su opinión entre una minoría que los acepta y una mayoría que lo odia. Así se ha generado una de las polémicas más aburridas de la historia del pensamiento humano.
    En los años dorados del barrio de Flores, las almas sencillas disfrutaban los tangos sin análisis, sin doctrina y sin militancia. Un joven escuchaba
Sueño Querido  y se quedaba tan fresco, sin otras cavilaciones que las que podía sugerirle la modesta letra.
    Después, los Refutadores de Leyendas hallaron que los viejos tangos perjudicaban la pavimentación general y el funcionamiento de los motores eléctricos.
    --
La velocidad de los modernos medios de transporte exige la creación de tangos adecuados  --señalaban.
    Ya se sabe que algunos sectores de la población --los farmacéuticos, por ejemplo-- son muy sensibles a las alegorías con aviones y carretas; por eso aceptan con entusiasmo transformar su alma cada vez que se extiende la red de subterráneos.
    En los bailes y teatros, los Refutadores interrumpían a los cantores para preguntar qué sentido tenía llorar el amor perdido en un mundo en el que existe la licuadora.
    Lo extraño del caso es que estas argumentaciones fueron aceptadas por los artistas tangueros con resignación y vergüenza. Muchos de ellos procuraron entonces situar sus obras --y hasta sus personas-- a la altura del progreso con un entusiasmo menos adecuado para el arte que para las Sociedades de Fomento.
    Sin embargo --como siempre ocurre-- el verdadero artista aparece por la puerta menos prometedora.
    Vale la pena que recordemos hoy a Néstor Gómez Re, el transformador del tango.
    En realidad, era un músico corriente que vivía en la calle Fray Cayetano. Tocaba el bandoneón con cierto decoro y dirigía un modesto sexteto. Tal vez el demasiado trato con estudiantes de derecho, psicólogos, operadores de radio y anestesistas acabó por avergonzarlo de su profesión. Cuando los primeros músicos proclamaron la nueva fe transformadora, él se entregó apasionadamente a ella. Es posible que al principio no comprendiera demasiado: cuentan que se limitaba a ocultar y disimular el tango que tocaba, con hábiles circunloquios musicales. El público inocente recibía aquellas creaciones como adivinanzas.
    - ¡Es "El esquinazo"...!
    - No hombre...¡"El Torito"...!
    - Para mí, es "Corralera"...
    Pero con el tiempo, Gómez Re encontró su propia forma de romper con las formas establecidas.
    Viendo que casi todos los creadores novedosos competían en el bizantinismo de los arreglos musicales, él pensó en la posibilidad de hacer arreglos en las letras.
    No suponga el lector sencillas correcciones de los versos menos felices. La innovación iba mucho mas lejos.
    Por empezar, al cantor convencional se le agregaba un coro que comentaba o glosaba la acción central del relato tanguero, siguiendo líneas musicales de contrapunto, o aprovechando pasajes, contestaciones, partes de violín o meros firuletes caprichosos.

MI NOCHE TRISTE:

    Cantor solista : Percanta que me amuraste
      Coro:
Sin ninguna razón
    Conator solista:
En lo mejor de mi vida
      Coro:
En plena juventud
    Cantor solista:
Dejándome el alma herida
                y espinas en el corazón...
      Coro:
Mi pobre corazón y lo que es más...
    Cantor solista:
Sabiendo que te quería,
                 que vos eras mi alegría
                 y mi sueño abrasador
      Coro:
Brasa y abrazo soñador
    Cantor solista:
Para mi ya no hay consuelo
        Coro:
No.
    Cantor solista:
Y por eso me encurdelo
        Coro :
Sí.
    Cantor solista:
Pa'olvidarme de tu amor.
      Coro:
Sigamos por favor....
    A veces, el propio cantor interpretaba letra y músicas transformadas, agregando notas o simplemente cantando las variaciones como en:

AMURADO:


    Una noche más tristona
    que la pena que me embarga en esta triste situación
    ví que tomó su bagayito y amurado me dejó;
    se las tomó sin saludar con la mayor resolución.
    No le dije una palabra
    ni el más mínimo reproche, ni la sombra de una queja;
    la miré que se alejaba
    y pensé: qué mala suerte, para mí todo acabó.
    Muy pronto Gómez Re comprendió la necesidad de aceptar la colaboración de un poeta. A falta de otros postulantes, se resignó a trabajar con Carlos M. Caron, un escritor de Liniers experto en novelas policiales. De este modo, nacieron los Tangos de Detectives, expresión breve y musicalizada de la Colección Rastros.
    Naturalmente, los misterios propuestos no eran demasiado complejos. Sin embargo, algunos temas aparentaban cierta dignidad.
¿Quien mató al Pardo Ramírez?, Sangre junto al buzón, El testigo insobornable, y la milonga Chantaje en Villa Lugano, fueron los más logrados.
    Reproduciremos, seguidamente, algunas líneas de inexplicable eficacia:
Ceba raro el morocho, observó el cana,
cacha siempre la pava con la izquierda...
                    El asesino zurdo

No crea que me llevo de chimentos:
lo batieron sus huellas digitales
                    La gringa impía

La vida y la cana se burlan de mí, me acusan de un crimen que no cometí...
                    Falsas pruebas
    Los Tangos Infantiles no pasaron del primer intento. Eran tanguitos de hadas y de ogros reos, con princesas encerradas en galponcitos de La Paternal.
    La codicia los llevó más tarde a componer una serie de Tangos Pornográficos como
Entre los Yuyos, El Barbudo, y Que Nunca te Falte.
    Los autores tradicionales del barrio, como Anselmo Graciani, se oponían enconadamente al trabajo de Gómez Re.
    Manuel Mandeb tuvo la mala idea de organizar una mesa redonda con la presencia de tradicionalistas y renovadores, en las instalaciones del club J.M.Bosch de Villa Excelsior. El título del debate fue:
¿Qué es el tango?
    De entrada, nomás, Ives Castagnino postuló la definicíon ostensible.
    --
El tango es esto  --dijo.
    Tocó
El Apache Argentino  con su guitarra y se fué dando un portazo.
    Muy pronto se perfilaron dos criterios opuestos. Uno restringido, que acotaba el género con rígidas exigencias. Otro amplio, que extendía el tango hasta el confín del universo. De este último sector proviene el "pantanguismo", escuela que sostiene que todo es tango, lo que significa al mismo tiempo que nada lo es.
    La discusión terminó con la oportuna intervención de la policía, repartición que tiene ideas propias acerca de la música popular.
    Desde aquella noche Gómez Re empezó a interesarse por las discusiones y a descuidar su vida artística. La preparación de mortíferos silogismos le restó tiempo para tocar el bandoneón. Sus últimas actuaciones consistían redondamente en conferencias.
    A decir verdad, son muchos los que hoy padecen un vicio semejante. Más fácil es encontrar ensayistas o historiadores tangueros que cantores o guitarristas.
    Ante la defección de Gómez Re, otros artistas tomaron la antorcha.
    Un grupo de la calle Caracas cambió primero los instrumentos, luego el ritmo, mas tarde las letras y, finalmente el nombre mismo del tango, al que llaman rock.
    Los profesores universitarios, los sociólogos, y los pisaverdes se declararon partidarios de Gómez Re y sus sucesores, y lo nombraban a cada párrafo en sus charlas y peroraciones.
    En toda clase de actos públicos se anunciaba la muerte de los tangos viejos y su reemplazo por el Neotango Internacional, que arranca lágrimas a los belgas arruespes.
    Confinados en reducidos cenáculos, los Retrógrados del Ayer solicitaban la prohibición de los tangos posteriores a 1940.
    Gómez Re se retiró para siempre y no volvió a actuar en público. El ruso Salzman juraba haberlo visto en una cervecería de Los Toldos, tocando sin adornos el tango
Milonguita .
    Los enfrentamientos polémicos siguen hasta hoy.
    Nadie parece haber reparado en algo terrible: el tango nuevo ya es viejo. Si se trata de juzgar que el arte no es eterno y mas aún, que ni siquiera dura mucho, es necesario confesar que las invenciones renovadoras son ya lugares comunes.
    ¿Por qué no aparecen nuevos demoledores para hacer probar a los Gómez Re su propia medicina?
    Las reflexiones iniciales de Ortega son de 1919. ¿Es que tan luego el arte nuevo, que auspiciaba el desalojo de las formas clásicas, pretenderá quedarse para siempre?
    Temo que a espaldas de los bandos tangueros, las multitudes se han ido a casa.
    La única esperanza está en la aparición del artista. Ese que se presenta por la puerta menos prometedora y sin doctrina ni explicaciones, llega al rincon más secreto del alma.
    Las buenas gentes de estos tiempos deshilachados no pierden la esperanza.


© Ediciones de la Urraca, S.A.

dimanche 11 septembre 2011

El tango los tangos 2º (1920)


   El tango ha perdido su inocencia - como Buenos Aires, que se ha convertido en una de las diez metrópolis más grandes del mundo – y evoluciona en el contexto de un país en pleno desarrollo, con estructuras democráticas, en el que el presidente de la república –Torcuato T. De Alvear- va solo y caminando desde la casa de   gobierno hasta el café Tortoni para escuchar a los jóvenes poetas que presentan sus trabajos literarios (dixit Tuñón). Esta década eufórica termina con el  crash económico mundial de 1929 y el subsiguiente golpe de estado militar que derroca al viejo presidente Hipólito Yrigoyen. Comienza uno de los períodos más duros del siglo, con su  cortejo de represión obrera, desocupación masiva, la humillación de las sopas populares, la reducción de los derechos cívicos de los ciudadanos y, en 1933 el pacto Roca-Rucinan que transforma económica y políticamente al país en una casi factory de Inglaterra.

Los tangos de este período, llamado  década infame, reflejan - con acritud y hasta cinismo - el desamparo, el sufrimiento y el desencanto que sumerge a la sociedad argentina. Esa atmósfera moral irrespirable,  que la mayoría de los intelectuales oficiales se niegan a mostrar en sus trabajos,  es expresada magistralmente por Discépolo, cuyos tangos reflejan la visión escéptica y amarga de su tiempo. También Roberto Arlt, a través del periodismo y de su obra literaria y teatral, pone de manifiesto ese clima de opresión.
Luego de un golpe militar confuso en su comienzo (1943), y que termina tres años después, en 1946  el General Juan Domingo Perón gana las primeras elecciones libres y sin fraude desde 1928. El tango, a favor de una política cultural adecuada, se desarrolla: el disco, la radio, el cine lo difunden por toda América Latina. En Buenos Aires florecen las milongas  y los locales en los que desde las tres de la tarde hasta las tres de la madrugada se puede escuchar grupos u orquestas de calidad remarcable. Los antiguos clubes de football creados por los obreros y empleados de los ferrocarriles ingleses, se transformaron con el tiempo en centros barriales de cultura popular. La gran afluencia de público, el clima de participación popular, hacen que estas estructuras se conviertan en terreno fértil para las orquestas amateurs integradas por los jóvenes músicos que serán los protagonistas de la explosión creadora de la llamada “época de oro del tango”.
Cada vez más presente en la vida ciudadana, el tango de esa época expresa las interrogaciones de la sociedad y sus posibles respuestas. Es la expresión de la sensibilidad de toda una comunidad y su contorno sonoro. Pero en 1955, un golpe de estado militar trae otra vez al poder  a la vieja oligarquía  reaccionaria, frenándose de esa manera el desarrollo del país – un país que era en ese momento políticamente libre, socialmente justo y económicamente soberano, cuyo gobierno era apoyado por la mayoría de la población. Comienza entonces en la Argentina lo que se llamó en ese momento -1958 - el “desarrollismo”: una política marcada por fuertes inversiones de capitales multinacionales extranjeros, y la entrega a ellos de los mercados, en las industrias químicas, el acero, el petróleo etc. El dictat cultural planetario, favorizado por el avance tecnológico empieza a imponer su cortejo de valores alienantes. El corte cultural que se produce es brutal. La euforia consumista de la clase media impone el rock y la pop, y los que consideraban que el tango era “su” música quedaban relegados al papel de anacrónicos que vivían en el pasado.

Pero el tango va a vivir múltiples resurrecciones. Una lenta evolución, de contradicción en contradicción, lo lleva a ser reconocido como uno de los elementos fundamentales de la identidad cultural de los argentinos. El “espíritu urbano” que le es caro resurge en ciertas formas literarias, en la pop y en el rock, dándoles una textura nacional; en los años 60, grupos como Manal, Almendra, artistas como Lito Nebia o Alberto Spinetta entre otros,  son los talentosos intérpretes de esa lenta evolución. Los enfrentamientos de la sociedad Argentina no encontraron respuestas en el tango oficial de la época, que se repartía el acceso a la difusión entre el viejo “vanguardismo” pretencioso y algunas experiencias malamente comerciales y vacías que podemos catalogar como el “tango de los militares”.
Pero otra corriente musical, expresión del subconsciente colectivo, que no buscaba “hacer tango” pero que estaba impregnada de su espíritu, había perdurado. El panorama de crisis, de búsqueda y de enfrentamiento que sacude a la sociedad argentina – todavía en formación – refleja una nueva fase de la historia extraordinariamente fecunda de ese país. El tango, a su imagen y semejanza es “una posibilidad infinita”.*

Villejuif,invierno 2004

Miguel Praino

 

 * Leopoldo Marechal